Persia concretamente, Irán.

Trans es sinónimo de cirugía o muerte. Gay, lesbiana, intersexual, bisexual o pansexual es pena de flagelación y penas capitales. Los asesinatos continuos y abusos autorizados institucionalizados por el estado iraní son demostrables como crímenes exclusivamente de odio que suelen poner de manifiesto la crueldad y la perpetuidad y prohibición absoluta de la libertad sexual cuando eres gay, lesbiana, trans bisexual o pansexual. La inexistente protección a la comunidad LGTB legitima muertes, atropellos, flagelos, humillaciones y exilio en el mejor de los casos.

Las leyes del Corán llevan como estandarte la perpetuidad homófoba, tránsfoba y lesbófoba en sus estatutos, normalizando la violencia por parte del estado desde fomentar los crímenes de instigación de la población civil a asesinar a miembros de este colectivo bien sean los vecinos o familiares, negándoles todos los derechos fundaméntales que necesita un ser humano para vivir y desarrollarse en una sociedad, con la legitimación de los ataques violentos cometiéndose infinidad de ataques violentos de toda índole, con la de la policía moral (cuerpo policial). En reiteradas ocasiones Amnistía Internacional ha entablado diálogos e investigaciones haciendo caso omiso el estado iraní donde prevalecen las leyes de la moral instaurada por sus religiosos.

El código penal islámico tiene prohibiciones claras en su código penal sobre la conducta homosexual consentida, donde aparece criminalizada en todos sus estereotipos incluyendo la trans y lésbica, aunque ante la conducta trans existe una indulgencia tan solo a medias donde estas condenada a morir o a hacerte una cirugía de reasignación genital.[1]

Las costumbres socioculturales de género en Irán son muy claras y tácitas al respecto, donde todas desembocan en muerte, pernas de cárcel, flagelos y torturas. Y todo normalizado con toda naturalidad por los códigos en las instituciones iraníes donde la religión juega un fundamental papel donde la vida social de los ciudadanos es regida por la religión y aplicada en el día a día a la sociedad. Existe (contradictorio) con la apreciación trans en Irán, Ayatollah Jomeini instauró en sus leyes estatales argumentando que las mujeres y hombres transexuales podían evadir la pena capital con la cirugía al contrario de la apreciación hacia los gais y lesbianas que son considerados sucios, inmorales y pervertidos dignos de la pena capital, no obstante, las y los transexuales tienen la evasión de la muerte a través de la cirugía. Irán cuenta con un cirujano plástico especializado en París para las reasignaciones sexuales de ambos sexos donde por ley implementada en el senado, el estado cubre 50% de la cirugía mientras el paciente cubre su otro 50%.

A partir de 1979 el endurecimiento explicito de las leyes crueles hacia la población cebándose especialmente con la comunidad LGBTI impulsando barbaridades y atrocidades ampradas y respaldadas en sus leyes código penal, ampliamente basado en un régimen y un gobierno teocrático donde la religión es el 98% de las leyes. A partir de esa fecha se han engrosado en las filas miles de homosexuales, lesbianas y transexuales ejecutándolos en su gran mayoría a la pena capital.

Las mujeres transexuales tienen que vivir anónimas debajo del vestuario para evitar conflictos en su vida cotidiana, se les niega el acceso a la salud, el estudio y anulada al 100% su vida laboral, obligadas a caer en la prostitución para poder subsistir, entre ellas mismas forman vínculos de protección y convivencia viviendo en pequeños guetos donde las dejan vivir.

Curiosamente la doble moral que rige los códigos musulmanes permite los casamientos temporales y repetidos en un mismo día para no sentirse impúdicas ni sucias con cada cliente pactan un matrimonio de una o dos horas (pacto moral) evitando así sentimiento de culpa por parte del cliente y de la trans-trabajadora sexual.

En el proceso de transición tienen que acudir a comisaría a pedir un permiso judicial que les evita dificultades mayores entre ellos la cárcel o la muerte. El permiso consiste en otorgar un tiempo prudencial para la reasignación sexual y solo así pueden salvaguardar su vida y su integridad personal. La mayoría han sido expulsadas de sus hogares, odiadas por sus familias, asesinadas por vecinos y familiares convirtiendo en un infierno absoluto la vida de todas ellas. Muchas han tenido la oportunidad de salir huyendo a Turquía y han pedido asilos políticos con consulados europeos o norteamericanos.  Amnistía internacional y la ONU son conscientes de esos atropellos y crímenes de odio, pero de ser un discurso no ha pasado, las leyes vulneran en territorio iraní todo referente a los derechos human os de esta población.


[1] https://www.youtube.com/watch?v=MfME86HvOoU

Lady Menta