Miércoles 30 de junio. Un día especial en la historia de la comunidad trans española, se abre la primera puerta de negociación de los derechos civiles de la comunidad.

El proyecto de igualdad real que garantiza la igualdad de este colectivo incluye la autodeterminación de género. El cambio de sexo y nombre en su DNI solo con su propia voluntad a partir de los 16 años y, en el caso de menores de 14 años, deben estar acompañados de tutores legales para efectuar su cambio todo logrado, saltándose el protocolo médico hasta hoy impuesto. Para tales trámites si llegara a lograrse, España se situaría con una ley de autodeterminación por detrás de Dinamarca, convirtiéndose en el país número 16.

Al mismo tiempo, quedarían recogidos en el borrador del anteproyecto los siguientes puntos:

  • Se facilitará el registro de filiación de los hijos de lesbianas.
  • La sanción de terapias de conversión y tratamientos destinados a tumbar la identidad sexual de los individuos que se sometan a ella, se considerará infracción grave cuando sea aplicada a menores, incluso con consentimiento de sus tutores, que penaliza con multas de 150 mil euros.
  • También estarán incluidas las técnicas de reproducción asistida para personas trans que tengan capacidad de gestar.
  • La filiación de los bebés nacidos de mujeres no casadas.
  • Prórrogas a las personas intersexuales donde no se deben asumir mutilaciones durante su infancia para modificar su sexo, solo será permitido por razones de salud.
  • También en los materiales escolares se promocionará el respeto a la igualdad, introduciendo materiales educativos, promoviendo al mismo tiempo la educación sexual.
  • Se promoverá el empleo a las mujeres trans, abriendo así una brecha importante para el abandono voluntario del comercio sexual.
  • Y el apoyo a los deportistas trans para que su participación sea de acuerdo al género sentido.

Ahora pasemos a las infracciones; se pretenden multas de entre 200 a 2000 euros por humillar y vejar a un individuo por su inclinación sexual o identidad de género. El no retiro o publicación en sitios de internet donde haya insultos humillantes que dañen la integridad moral del colectivo trans y LGTBIQ+ y la prohibición de literatura educativa donde se señale lo superior e inferior en dignidad humana.

Una ley controvertida

Esta ley ha sido impulsada por el PSOE y Unidas Podemos contando con la apatía de la extrema derecha de Vox y también en sectores del PP. Todo esto queda visto para su aprobación y, de ser así, entraría en la nueva legislación del gobierno, la cual se aprobará en consejo de gobierno próximamente.

Esta ley fue una de las tantas promesas electorales avivando una batalla campal entre los sectores radicales feministas y del colectivo trans y LGTBIQ+, insistiendo los feministas que la ley trans, de ser aprobada, vulnera y opaca los derechos de las mujeres cisgénero. Todo esto después de 15 años sin avances legislativos en materia de derechos, situándose así a la vanguardia europea en logros y reconocimientos LGTBIQ+ y trans.