Egipto, tierra de faraones y tierra de emperatrices. A pesar de la cultura egipcia en cuanto historia la sexualidad ha sido un tabú en la población diversa desde antaño. En 1952 la revolución árabe marco un después sumamente oscuro hacia las personas con preferencias sexuales a su mismo sexo. A partir de esa fecha fue el inicio al camino a aun sufrimiento que conllevaba todas las negaciones de índole civil social y moral a la población LGTBI. La abolición d en la monarquía y la expulsión británica abrió un surco profundo en la negación de los derechos humanos de la población diversa llevando más peso sobre la población trans con todo el peso del rigor de las leyes impuestas a partir de la década de los 50.

Las transexuales egipcias sufren flagelos, torturas, castigos, cárcel y vejaciones. La medicina egipcia avalada por el prestigioso psiquiatra Hashem Bahary intento fallidamente en hacer un diagnóstico clínico y científico favoreciendo a la comunidad trans el caso específico y único de una chica transexual estudiante de medicina sometida a una reasignación de sexo incendio la mecha solamente por haber sido operado de manos de una cirujano cristiano y no musulmana transformando un caso estrictamente médico en un conflicto político musulmán y religioso causando la manzana de la discordia en diferentes sectores sociales de Egipto. Ante tal escandalo la comunidad científica egipcia creo un tribunal de médicos y cirujanos para hacer un aval de ciencia a las aspirantes a la reasignación o para ser diagnosticadas transexuales con disforia de género. Al tribunal fue sumado un imán que era el que tenia que dar la última palabra de aprobación obviamente esta descargada del rigor de la moralidad del Corán siendo su fallo negativo argumentando su criterio religioso una persona inmoral pervertida y sucia no siendo digna de tal aprobación por el siempre hecho de ser transexual sirviendo de tropiezo absoluto en todo el proceso de reconocimiento legal y social.

En la actualidad sigue rigiendo tal cláusula con el mismo orden jerárquico dónde el imán es quien dice si o no, siendo esta la última palabra usando el no. [1]

Los gais y trans han tenido arduas luchas con un precio muy alto, muchos chicos gais han muerto en la horca y transexuales egipcias también. En el año 2013 soplaron vientos de la esperanza, aunque poca, pero esperanza al final. El código ético medico logró hacer el reconocimiento de la disforia de genero a pesar del pataleo de los imanes y de los religiosos y de las leyes que rigen el estado egipcio diagnosticando la transexualidad como disforia de género.

Muchas de ellas y ellos emigran de su tierra huyendo de las leyes peyorativas de la nación tomando asilos políticos en el extranjero apoyados por amnistía internacional y ACNUR que brinda apoyo legal a nivel mundial a los extranjeros y refugiados en el planeta. Los tratamientos psiquiátricos a los que eran sometidas las transexuales en hospitales para enfermos mentales para la corrección han sido suspendidos debido al fallo del tribunal donde les cambiaron la patología de enfermos mentales a disforia de género y donde la población gay es condenada al vapuleo y la pena capital por deshonra a la moral.


[1] https://www.elsaltodiario.com/lgtbiq/comunidad-trans-egipto-represion-lucha

Lady Menta